was successfully added to your cart.

La piometra tiene una patogenia en dos fases: La lesión principal es una hiperplasia endometrial quística (un aumento de la producción de fluidos por parte de las glándulas del útero), lo segundo es una infección bacteriana normalmente producida por E.coli. Esta enfermedad compromete la vida del animal.

En las perras con esta enfermedad se puede observar descarga vulvar, inapetencia, letargo, vómitos PU/PD (beber mucha agua y orinar mucho).

Un animal enfermo de piometra que no sea tratado morirá.

El tratamiento de esta patología debe ser rápido y agresivo, o la infección se puede extender.

La cirugía (Ovariohisterectomía) es el tratamiento de elección y debe realizarse tan pronto como se corrija el déficit de líquidos y se haya iniciado la antibioterapia (administración de antibióticos).

En animales que no estén críticos o que tengan un alto valor reproductivo se puede optar por el tratamiento médico, aunque la probabilidad de que vuelva a enfermar en un periodo corto de tiempo es del 77%.

Leave a Reply